Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
10 diciembre 2018

El exministro Manuel Pimentel calificó de "inquietante" la nueva gama de liderazgos políticos internacionales durante su participación en Los Almuerzos de Liderazgo

El exministro de Trabajo Manuel Pimentel ha sido el ponente del mes de diciembre de los Almuerzos de Liderazgo, el foro estable de discusión celebrado en torno a los programas de emprendimiento PLPE y PLCE, que se imparten de manera conjunta por Deusto Business School e Icade Business School, programas que cuentan con el apoyo de EY, del Círculo de Empresarios y de la Fundación Rafael del Pino.

La socia de Proa Comunicación, Valvanuz Serra, que fue la encargada de presentar al exministro, hizo hincapié en sus dotes de mediador, y recordó el importante papel llevado a cabo, entre otros, en el conflicto entre Iberia y los pilotos de la compañía aérea.

Pimentel estuvo acompañado en la mesa presidencial por el director de Deusto Business School, Iñaki Ortega, quien moderó el posterior coloquio, así como por el director de personas de Bankia, Juan Chozas; por la socia de EY, Chus Escobar y por el director general de personas y recursos de Enagás; Javier Perera.

Antes de hacer un repaso por los liderazgos de la política internacional, Manuel Pimentel desgranó las diferentes características de un líder empresarial, afirmando que, en su opinión, no solo es importante que disponga de unas características intrínsecas como la empatía, sino que debe tener la suficiente convicción como para desarrollar su capacidad de ascendencia sobre los empleados, así como la necesaria motivación y deseo de liderazgo, características a las que deben sumarse pasión, sacrificio y dedicación.

El exministro de Trabajo reflexionó a continuación sobre los liderazgos políticos y se preguntó si son los líderes los que convencen a la las sociedades o son estas las que buscan a un líder, para concluir que en cualquier caso, tanto en las organizaciones como en la sociedad en general, los liderazgos más fuertes son aquellos capaces de llenar un hueco necesario.

Calificó de inquietante la gama de los actuales liderazgos políticos internacionales que han generado situaciones tensas como el conflicto comercial entre EE UU y China y destacó la incongruencia de que el paradigma del liberalismo estadounidense sea el que esté levantando muros comerciales.

También se refirió al liderazgo ejercido por China, basado fundamentalmente en el éxito económico de un país que no hace mucho era “pobre de solemnidad” y que ahora compra empresas internacionales y mantiene un liderazgo en la lucha por las materias primas.

Respecto al caso ruso, Pimentel consideró que se trata de un liderazgo de orgullo de pertenencia, algo que en su opinión ha conseguido aglutinar Putin. Un liderazgo del que en estos momentos carece Europa.

Tras un breve repaso por la situación de disturbios que afectan en este momento a Francia y que consideró que responde a una insatisfacción interna derivada de la falta de un proyecto compartido, se refirió al momento político español. Aseguró que en la Constitución, que acaba de cumplir su 40 aniversario “ha funcionado casi todo muy bien”, excepto en un tema en el que “hemos fracasado”, que es el territorial, que puede estallar, en especial en Cataluña, en cualquier momento. Vaticinó asimismo, que a corto plazo los liderazgos y sus mensajes van a ser cada vez más populistas y abogó por tener muy presente la palabra concordia y por abordar una reforma “serena” de la constitución que mantenga el espíritu de descentralización, pero matizándola.