Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
02 junio 2020

El presidente de Petronor asegura que la crisis de la Covid-19 ha situado la neutralidad tecnológica en el corazón de la reindustrialización y reconstrucción en Europa

Emiliano López Atxurra, presidente de Petronor y Gonzalo Escribano, investigador del Programa Energía y Cambio Climático del Real Instituto Elcano, participaron en un nuevo encuentro digital de la serie de Deusto Business School denominada #DeustoKeepItUp sobre las nuevas geopolíticas de la energía tras la Covid-19.

En un debate, moderado por el Director de Deusto Asuntos Globales de Deusto Business School, Juan Moscoso del Prado, ambos ponentes pusieron de manifiesto la importancia de prestar una especial atención a las relaciones geopolíticas con el norte de África (con Argelia en el punto de mira) y con Latinoamérica. También se refirieron al papel que debe jugar España en dentro de la UE para reequilibrar una realidad excesivamente orientada hacia Rusia, y las regiones del Caspio y Asia Central.

Coincidieron en afirmar que España debe aprovechar la percepción en el mundo de disponer de una industria que se percibe como amable y no agresiva y apuntaron que debemos ser capaces de explotar lo que denominaron “poder blando”.

Durante su intervención, el presidente de Petronor argumentó que, en su opinión, la crisis de la Covid-19 ha situado la neutralidad tecnológica en el corazón de la reindustrialización y reconstrucción en Europa. Recordó que en el New Deal o Pacto Verde Europeo se basa en una búsqueda de la descarbonización y en conseguir una economía sostenible para Europa. Añadió que en esa búsqueda de la descarbonización no hay que confundir movilidad eléctrica con movilidad sostenible y apostó claramente por un mayor desarrollo del hidrógeno como fuente de energía limpia y recalcó que puesto que el horizonte es la reducción de la huella de carbono, la neutralidad tecnológica y energética es imprescindible.

López Atxurra opinó, asimismo, que la transformación industrial de Europa debe hacerse desde la digitalización y la descentralización, atendiendo a vectores de cambio como la acumulación de energía, que pueden ser tan potentes como lo es el hidrógeno.

El investigador del Real Instituto Elcano explicó que en estos momentos existen varias corrientes de pensamiento que tratan de explicar lo que ocurrirá tras la crisis generada por el coronavirus.

La primera de ellas apuesta por la generación de un cambio radical socioeconómico, mientras que la segunda considera que esta crisis tan solo supone un paréntesis para regresar a posiciones anteriores a la aparición de la pandemia. Pero existe una tercera corriente, que es la que se apoya desde el Real Instituto Elcano que, a medio camino entre las tendencias anteriores, considera que lo que sucederá es que se intensificarán algunos de los problemas que ya teníamos y se acelerarán algunas tendencias.

Y en este caso, se refirió específicamente a las transformaciones energéticas, donde si hay países perdedores y ganadores tras la crisis, los primeros serán aquellos muy dependientes de los hidrocarburos y entre los ganadores se situarán aquellos con potencial en renovables. “España puede jugar un papel importante en este caso”, señaló el investigador.

Ver el vídeo. 

El encuentro digital, que se enmarca en las actividades llevadas a cabo por Deusto Asuntos Globales, finalizó dando respuesta a algunas de las preguntas que fueron enviando los asistentes a lo largo de las intervenciones de los ponentes.

Deusto Asuntos Globales, dirigido por Juan Moscoso del Prado, es un espacio de estudio, reflexión y debate sobre asuntos globales. Su puesta en marcha parte del convencimiento de que cualquier respuesta a los retos presentes y futuros ha de ser coordinada a nivel internacional y tener como horizonte la sostenibilidad futura. Así, su objetivo es el de la investigación y análisis de las relaciones internacionales y la geopolítica, además de cuestiones estratégicas y de sostenibilidad –entendida ésta en un sentido amplio para englobar su dimensión medioambiental, social, tecnológica y energética–.