Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
16 septiembre 2019

Expertos en ciberseguridad formados en Deusto Business School desvelan las principales claves en la lucha contra el ciberdelito

María Riesco, inspectora de la unidad de ciberterrorismo de la Policía Nacional; Ana María Martín de la Escalera, fiscal de la Fiscalía General del Estado; Rafael Bolívar, Chief Information Security Officer de Enagás y Enrique Martín, Chief Information Security Officer de AXA, protagonizaron una sesión celebrada en la sede madrileña de Deusto Business School con el objetivo de poner sobre la mesa, tanto los principales riesgos, como los avances en la lucha contra la delincuencia cibernética.

Los expertos, presentados por Rafael Chelala codirector del programa de innovación en ciberseguridad, PIC, junto al juez de la Audiencia Nacional, Eloy Velasco, tenían en común haber sido alumnos y haberse formado en este mismo programa de Deusto Business School e ICADE Business School en alguna de sus pasadas ediciones. La próxima dará comienzo el 21 de octubre y la sesión inaugural contará con la presencia del presidente de Bolsas y Mercados Españoles (BME), Javier Hernani.

La inspectora de la Policía Nacional destacó durante su intervención el ingente lucro conseguido anualmente por los ciberdelincuentes. Apuntó que de acuerdo con las estadísticas que manejan, que corresponden al año 2017, en España se produjeron 81.000 casos asociados a la ciberdelincuencia, lo que supone un 20% más que el año anterior, que ya se cifraron un 20% más que el ejercicio anterior y así de manera sucesiva, ya que la tendencia es creciente. María Riesco añadió que de todos los delitos, el fraude por internet es lo que más se denuncia. No pasa lo mismo con los ciberataques a empresas. Aseguró que se dan muchos, pero se denuncian pocos, ya que las empresas afectadas prefieren no hacerlo y se muestran recelosas y preocupadas por su reputación.

Riesco señaló, asimismo, la dificultad de luchar contra una delincuencia que es internacional y tiene capacidad para atacar a víctimas de distintos países y a la vez desde la otra punta del mundo y hacerlo a un bajo coste. “Es como robarle un euro a un millón de personas en vez de robar a un solo banco un millón de euros”, explicó y añadió que mientras la jurisdicción de los países a la hora de perseguir delincuentes está limitada, la de ellos, no lo está.

En la misma línea se manifestó la fiscal Ana María Martín de la Escalera, quien aseguró que la legislación debe ir adaptándose a esta nueva forma de criminalidad que tiene una característica de transversalidad y de naturaleza transfronteriza.

Por su parte, Enrique Martín, el Chief Information Security Officer de AXA, explicó en qué consiste y cuál es el papel de un CISO en una empresa: “es concienciar a la empresa de los riesgos y sus consecuencias y tener espacio en el consejo de administración; algo que hasta hace poco era impensable. Hoy nos escuchan y tanto los CEO como el resto del equipo directivo está ya preocupado por estos temas. También lo están cada vez más los empleados”.

Durante su intervención, Enrique Martín expuso la complejidad que supone la gestión de combinar la seguridad en una empresa privada con el reto de asegurar que se mantenga el servicio que ofrece a sus clientes.

El CISo de Enagás, Rafael Bolívar, se refirió a los incidentes que puede causar el ataque a operadores críticos. Solo en 2018 se produjeron más de 700 incidentes, pero señaló que por suerte, las empresas saben cómo atajarlos, además de trabajar de manera coordinada entre ellas y con la Administración. Reconoció, no obstante, que el del ciberdelito es un negocio próspero en el que “los malos van por delante y cuando cierras una puerta, se van a otra”.