Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar
11 noviembre 2020

La importancia de la colaboración público-privada, eje de la primera jornada de Madrid Next Generation, el Ciclo de Seminarios sobre Fondos Europeos para la Recuperación de Deusto Business School y Deloitte con el Ayuntamiento de Madrid

El director del Departamento de Asuntos Económicos de la Presidencia del Gobierno, Manuel de la Rocha-Vázquez, aseguró durante su intervención en la jornada Madrid Next Generation sobre Fondos Europeos para la Recuperación, organizado por Deusto Business School junto a Deloitte y el Ayuntamiento de Madrid, que nos encontramos en un momento clave para la recuperación económica de nuestro país en una situación marcada por la pandemia y quiso poner en valor las medidas económicas adoptadas por el Gobierno al que pertenece para tratar de luchar contra la crisis generada por la pandemia por un 5,3% del PIB de liquidez y apoyo presupuestario, con las que dijo estar en la media europea.

De la Rocha opinó que es fundamental dar un impulso rápido y fuerte a nuestra economía y afirmó que los Fondos Europeos de Recuperación pueden suponer un incremento del PIB del 2% respecto al escenario inicial y que de lo que se trata no es solo de salir de la crisis y volver a crecer “sino de hacerlo de una manera diferente y estar mejor preparados para los retos a los que ya nos enfrentábamos incluso antes de la pandemia”

Durante su intervención reconoció el gran desafío que supondrá la absorción y buena gestión de estos fondos europeos y desveló que con el objetivo de afrontarlo el Gobierno trabaja en un Real Decreto-ley para eliminar los cuellos de botella y obstáculos administrativos y tratando de reducir al mínimo todos los plazos para evitar barreras que antes estaban dispuestas para evitar el gasto cuando ahora estamos, al contrario, en la senda del gasto, explicó.

El director del Departamento de Asuntos Económicos de la Presidencia del Gobierno descartó la creación de una agencia independiente para la gestión de los fondos. Argumentó que la ejecución de los fondos es de tal calibre que, al ser un único organismo, esa misma agencia se convertiría en un cuello de botella en sí mismo.

Y en la línea de fomentar la colaboración público-privada, De la Rocha aseguró que “confiamos y contamos con el sector privado para la gestión de los Fondos Europeos de Recuperación”. Añadió que el Gobierno está dispuesto a “innovar en las posibilidades de crear estas asociaciones público privadas, “porque si acertamos en las figuras jurídicas para crear vehículos de inversión público podremos no solo desplegar los fondos europeos, sino que creemos que así se pueden multiplicar por cuatro o por cinco las inversiones porque nos consta que las empresas están muy motivadas presentando proyectos muy importantes”.

Afirmó también que los fondos europeos tienen que ser “un catalizador que generen un buen clima y que sean casi una excusa para ir generando capacidad de inversión que nos acelere una década en el desarrollo”.

El de la importancia de la colaboración público privada fue un aspecto en el que incidieron la mayor parte de los ponentes en una jornada que inauguró el decano de Deusto Business School, Álvaro de la Rica.

El decano de la escuela de negocios de la Universidad de Deusto señaló que, precisamente, el espíritu de este seminario es el de la concertación y la concordia de diferentes intereses y sectores con un marco compartido. “Lo público y lo privado, ambas instancias debemos estar dispuestas a dialogar de una manera constructiva sobre la necesaria transformación económica”, explicó el decano de la escuela de negocios de la Universidad de Deusto.

Por su parte, el presidente de Deloitte, Fernando Ruiz, señaló que la crisis de la covid-19 ha evidenciado la solidaridad de las empresas españolas, poniendo todos sus recursos al servicio de la sociedad, y la cooperación de Europa, con la rápida reacción del BCE facilitando liquidez y con la puesta en marcha de los fondos de recuperación Next Generation. Y añadió que una de las claves de la gestión de los fondos “es conseguir que una parte significativa de ellos lleguen a la pequeña y mediana empresa, que constituye la mayor parte del tejido empresarial español. Tenemos que conseguir que tengan un impacto relevante en las pymes”, resaltó.

En la misma línea de destacar la importancia de la colaboración público privada se mostró la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís, quien pidió evitar “confrontaciones entre lo público y lo privado, porque todos estamos luchando frente a la crisis, con un sector privado que se está endeudando para poder salir adelante y evitar el cierre de su negocio, algo que destruiría muchos empleos”.

Además, quiso destacar el papel que pueden jugar las ciudades en la gestión de los fondos provenientes de Europa y solicitó que el reparto se haga “consultando a las ciudades y solicitó al Gobierno que tenga en cuenta esta realidad, “porque los ayuntamientos son quienes, de forma más directa, tratan la realidad social y el problema diario de los ciudadanos”, expuso.

El secretario general de CEOE, José Alberto González-Ruiz quiso incidir en el orgullo que debemos sentir al formar parte de Europa que ha hecho una apuesta histórica y contundente, tanto por la decisión en sí misma como por la ingente cantidad de dinero que se van a mover.

La CEOE ha mostrado igualmente la importancia de que el empleo de los recursos se haga mediante esquemas de colaboración público-privada que permitan incorporar las mejores capacidades de las empresas.

Y recordó los atisbos de esperanza que empezamos a ver, tanto por el importante movimiento europeo como por el reciente anuncio de una farmacéutica sobre el próximo lanzamiento de una vacuna, que empieza a dejarnos ver luz al final del túnel.

El vicerrector de relaciones internacionales y transformación digital de la Universidad de Deusto, Álex Rayón afirmó que, dada la atomización empresarial que tenemos en España, “uno de grandes los retos va a ser el de fomentar el asociacionismo para promover ese cambio necesario que implique a la gran, mediana y pequeña empresa público-privada y que beneficie a la ciudadanía”. Rayón se refirió a la importancia de la transformación digital real, “algo en lo que trabaja la Universidad de Deusto. Trabajamos con nuestros agentes económicos más cercanos, con la industria, primero educando para la digitalización y después incitándoles a que se imaginen lo que se puede hacer con ellas. Buscando recrear relaciones comerciales para transformar y ganar en eficiencia y productividad”. Añadió que, en su opinión “hay que correr este partido en dos tiempos: primero enseñar digitalización y transformar para luego explicar que esto no va solo de digitalizar, sino de cambiar las cosas y de crear nuevos modelos de negocios”.

Rayón también incidió en el modelo que permita formar las competencias de formación para toda la vida, que se ha revelado como un aspecto fundamental en la actualidad. Y también en este caso se hace necesaria la colaboración público-privada, según explicó y añadió que la educación es un factor importantísimo para la inclusión.

En el evento también participó la directora general de Telecomunicaciones y Ordenación de los Servicios de Comunicación Audiovisual del Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Maite Arcos, que explicó que ya la existencia de la Secretaría de Estado de Digitalización con un alto presupuesto es muestra de la apuesta clara de España por la digitalización, que se ha mostrado como un factor relevante para la transformación económica.

En el panel de clausura de la jornada participó el socio director de Financial Advisory de Deloitte y colíder del Centro Europeo para la Recuperación y Resiliencia de Deloitte, Enrique Gutiérrez, quien consideró que es fundamental lograr una rápida recuperación de la actividad de sectores como el turístico, la hostelería, la industria o el transporte dado su peso en el PIB y el empleo. “Nuestra sociedad y nuestro tejido empresarial tienen fortalezas en las que debemos apoyarnos para salir de esta situación”, dijo.

Y añadió que para lograr una recuperación sólida a medio plazo necesitamos abordar cuestiones “como la reactivación de la industria, la continuación de la transición energética, la redefinición de las políticas de empleo, la promoción de la exportación y la atracción de inversión extranjera”.