Este sitio web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar tu navegación, adaptarse a tus preferencias y realizar labores analíticas. Al continuar navegando aceptas nuestra Política de Cookies.

Aceptar

Foro de Innovación Sanitaria del norte

Introducción

La innovación farmacológica y en tecnología farmacéutica que se está dando en estos últimos años se ha convertido en uno de los elementos de mayor presión sobre el gasto sanitario.

El Sistema Sanitario se muestra incapaz de absorber dichas innovaciones y a la vez desinvertir en aquellas en las que los valores de coste-efectividad han sido superados por nuevas.

En la mayoría de ocasiones los beneficios de dichas innovaciones son difícilmente medibles, por lo que se introduce un cierto grado de incertidumbre que dificulta la toma de decisiones.

A pesar de que el gasto farmacéutico presenta un decrecimiento del -0,7%, el gasto farmacéutico de fármacos hospitalarios ha experimentado un crecimiento de doble dígito (+10,3%) en estos 5 últimos años. Lo que pone de manifiesto la necesidad de encontrar fórmulas que permitan un mayor control de dicho gasto.

Se requiere encontrar nuevas fórmulas que permitan dar acceso a los pacientes a innovaciones terapéuticas que añaden VALOR sin comprometer la sostenibilidad del Sistema Sanitario a largo plazo.

En estos últimos años se han llevado iniciativas dirigidas a controlar el gasto farmacéutico y a unificar los procedimientos a aplicar en cada caso.

Dentro de estas iniciativas se encuentran los Acuerdos de Riesgo compartido, que buscan pagar en base a los resultados del fármaco, o bien los Informes de Posicionamiento Terapéutico que pretenden ordenar y homogeneizar en base a la evidencia existente los protocolos de actuación en la prescripción de fármacos.

Aún así, su implementación es costosa y existen barreras y necesidades que no quedan cubiertas y que requieren ser abordadas para darles respuesta.
 

Introducción

La innovación farmacológica y en tecnología farmacéutica que se está dando en estos últimos años se ha convertido en uno de los elementos de mayor presión sobre el gasto sanitario.

El Sistema Sanitario se muestra incapaz de absorber dichas innovaciones y a la vez desinvertir en aquellas en las que los valores de coste-efectividad han sido superados por nuevas.

En la mayoría de ocasiones los beneficios de dichas innovaciones son difícilmente medibles, por lo que se introduce un cierto grado de incertidumbre que dificulta la toma de decisiones.

A pesar de que el gasto farmacéutico presenta un decrecimiento del -0,7%, el gasto farmacéutico de fármacos hospitalarios ha experimentado un crecimiento de doble dígito (+10,3%) en estos 5 últimos años. Lo que pone de manifiesto la necesidad de encontrar fórmulas que permitan un mayor control de dicho gasto.

Se requiere encontrar nuevas fórmulas que permitan dar acceso a los pacientes a innovaciones terapéuticas que añaden VALOR sin comprometer la sostenibilidad del Sistema Sanitario a largo plazo.

En estos últimos años se han llevado iniciativas dirigidas a controlar el gasto farmacéutico y a unificar los procedimientos a aplicar en cada caso.

Dentro de estas iniciativas se encuentran los Acuerdos de Riesgo compartido, que buscan pagar en base a los resultados del fármaco, o bien los Informes de Posicionamiento Terapéutico que pretenden ordenar y homogeneizar en base a la evidencia existente los protocolos de actuación en la prescripción de fármacos.

Aún así, su implementación es costosa y existen barreras y necesidades que no quedan cubiertas y que requieren ser abordadas para darles respuesta.